viernes, 19 de junio de 2015

Nec spe nec metu. Ni esperanza ni miedo.

Aunque la frase se atribuye a veces a la renacentista Isabella d’Este al parecer la citaba ya Cicerón. En mi caso, creo recordar que la encontré por primera vez en un tratado sobre el estoicismo y con el orden cambiado: Nec metu nec spe, que personalmente me resulta más sugerente y por eso la he caligrafiado así. La traducción tampoco era literal, y tenía un punto poético que todavía recuerdo; en vez de “ni miedo ni esperanza” era “Sin miedo ni esperanza”.
En cualquier caso, no me fue difícil imaginar, al leerla por primera vez, a los guerreros espartanos —en la batalla de las Termópilas, con Léonidas al frente, por ejemplo— teniéndola como lema.
Para esta caligrafía he probado un papel nuevo, concretamente un Dessin blanc Imagine de Canson, en formato DIN A5 (14,8 x 21 cm) y de 200 gr/m2. En el bloc que compré, de 50 páginas, lo anuncian como “multitécnica” y realmente me ha funcionado muy bien. A pesar de llevar en el nombre “blanc” tiene un lijero color ahuesado que lo hace muy agradable —lamento que los colores en la fotografía dejen que desear—.
El rojo es la tinta Escarlata de Winsor & Newton Calligraphy Ink y el azul cobalto, esta vez, es el gouache 512 de Talens. El tono me gusta menos que el de Pelikan, pero tenía este último desde hace muchos años y he tenido que dejar de usarlo porque había perdido poder de fijación y manchaba el papel cuando lo rozaba después de secarse.

Para el dorado he vuelto a la imitación de pan de oro sobre gesso, pero los resultados siguen sin ser los apetecidos.
Sin repetir diseños sí que he repetido ideas. La inicial, aunque no tiene nada que ver con las originales, está inspirada en algunos diseños de las mayúsculas de Gregorius Bock en su Scribal pattern book (c. 1510-1517) , conservado en la Beinecke Rare Book & Manuscript Library, de la Universidad de Yale (ya utilicé este referente anteriormente, en http://ferdinandusscripsit.blogspot.com.es/2015/05/godelieve-fernando.html ).

Las minúsculas tampoco son una novedad, ya que las utilicé también en el post citado y, como ya señalé, están inspiradas en un alfabeto ornamental del s. XVI recogido en el XIX por Freemon Delammotte (yo lo encontré en http://www.odisea2008.com/2008/04/alfabetos-ornamentados-caligrafia_06.html , donde también se ofrecen el enlace a la página original).
Ferdinandus, d.s. bajo el signo de Géminis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada