viernes, 24 de julio de 2015

Paracelso: No existen medicinas ni venenos. Sólo dosis.

Paracelso (Theophastrus Paracelsus, 1493-1541) fue un humanista en el sentido más amplio de la palabra. Fue médico, alquimista y astrólogo. La frase que trascribo, atribuida a él, es un alegato del sentido común y forma parte de la base de mi ideología personal e incluso política: “No existen medicinas ni venenos. Sólo dosis”.
La dosis: un concepto sobre el que merecen la pena diversas reflexiones.
Para realizarla he vuelto a utilizar el pergamino como soporte. Y, bueno, parece que he mejorado un poco desde mi trabajo anterior.

Tanto con plumilla como con pincel se trabaja con cierta alegría y, a  nivel de resultados, me ha sorprendido el brillo de los colores. Para la inicial he utilizado mi clásica tinta Escarlata de Winsor & Newton serie Calligraphy Ink. Para el texto me he decidido por volver a la  nogalina. Contento porque puedo ajustar más los tonos de marrón que me gustan que con tintas tradicionales, como la Sepia de la serie de Winsor & Newton antes citada.
La tipografía vuelve a ser la variable de una batarde —la 1413 Cursive—que ya utilicé y comenté en un par de trabajos anteriores, y que, a pesar de su ilegibilidad, sigue resultándome cada vez más atractiva.
En este caso, además, creo que es la más adecuada, ya que Paracelso era médico y de todos es conocida la costumbre de este colectivo de escribir con unas grafías incomprensibles para el común de los mortales, aunque entre colegas y farmacéuticos no tengan ningún tipo de problemas para interpretar recetas y comentarios.
La N capitular pertenece también a este alfabeto, aunque para la T y la P del nombre he optado por utilizar la variante del alfabeto propuesto por Claude Mediavilla.
Ferdinandus, d.s. Bajo el signo de Leo (aunque la relacé bajo el signo de Cáncer).


2 comentarios:

  1. Comme toujours: très, très intéressant!
    Amicalement
    Marguerite

    ResponderEliminar